“He cumplido mi sueño”

La reacción más inmediata de Rafael cuando vio por primera vez en el espejo su cara nueva fue decir: “Soy yo”. Así, en pocos segundos, según recuerdan los que estaban cerca de él cuando se produjo aquella escena, Rafael consiguió que se esfumara uno de los temores que perseguía a los médicos desde que se plantearon la operación: que el paciente no se reconociera en su rostro. Rafael, sevillano de 34 años, recibió el alta del hospital Virgen del Rocío de Sevilla, donde permanecía ingresado desde el pasado 25 de enero, cuando fue sometido a un trasplante de cara para paliar los efectos de una enfermedad congénita (neurofibromatosis tipo 1) que le había ido deformando poco a poco.

Rafael se ha armado de valor en las últimas semanas para dar el paso que dio ayer: comparecer a cara descubierta ante decenas de medios de comunicación. Sabía que era el primer paciente trasplantado de rostro en España que iba a mostrar el resultado de la operación y confesó a los médicos que los nervios apenas le habían dejado dormir la noche anterior. Aprovechó el insomnio para ensayar las palabras que quería pronunciar en público. Las primeras fueron de agradecimiento a la familia del donante. “Gracias a esa donación yo he podido cumplir mi sueño”, dijo.

Rafael compareció arropado por los médicos responsables del trasplante y escoltado por Juana, su madre, y Belén, su hermana, que no le soltó la mano en lo que duró la rueda de prensa. Hace poco más de tres meses que le extirparon los tejidos enfermos de los dos tercios inferiores de su cara, desde los ojos al cuello, además de la musculatura del rostro, las glándulas salivares y los nervios que le permitirán mover con normalidad los labios. Todavía se expresa con dificultad, pero ayer consiguió con desparpajo hacerse entender. Tras agradecer el trabajo y el apoyo de los médicos, su familia y sus amigos, manifestó sentir “mucha felicidad y alegría” y desgranó algunas de las cosas que tiene ganas de hacer. “Quiero volver a ver al equipo y estar con los amigos”. A su “equipo”, el Betis, ya se ha escapado a verlo alguna vez después de la operación, según confesaron los médicos, que aunque hasta ayer no le dieron el alta sí que le han concedido pequeñas fugas.

Rafael puede ya vivir fuera del hospital, pero durante un tiempo tendrá que acudir diariamente a rehabilitación. “Le quedan varios meses”, advirtió Tomás Gómez Cía, director de la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía Plástica y Grandes Quemados del hospital Virgen del Rocío de Sevilla y coordinador de la operación. Los médicos creen que dentro de tres meses habrá recuperado “completamente” la movilidad de la lengua, la sensibilidad del rostro y podrá comer “con normalidad”. Algo más tardará en abrir y cerrar bien los labios y los facultativos esperan que vaya bajando “poco a poco” la inflamación que ahora presenta su rostro. “En un año la cara estará prácticamente normal”, predijo Juan David González, director de la unidad Maxilofacial, que cada día aprecia nuevos avances en la rehabilitación del enfermo. “Ya siente el tacto en los labios y en las mejillas. Ya siente frío y calor. Ayer le apreté el labio más fuerte de lo normal y dijo ‘ayyyy’. Una exclamación de dolor”. Rafael también se ha acostumbrado a afeitarse, una actividad que antes no estaba en su rutina porque la enfermedad no dejaba que brotara la barba.

Las últimas palabras de Rafael ante los medios fueron ayer una petición a la opinión pública: “Por favor dejadme en paz. A mí y a mi familia. No quiero saber nada de la prensa ni de la televisión. Gracias”.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: